logo

Actualidad Noticias

Cláusulas abusivas: la justicia da la razón a los usuarios

Los datos son muy elocuentes: casi el 97% de las sentencias sobre clausulas abusivas son favorables a los consumidores. Los juzgados especiales creados en cada provincia para resolver los conflictos con cláusulas abusivas están colapsados, hay que esperar… pero el resultado es casi siempre favorable.

El Consejo General del Poder Judicial aprobó, en mayo de 2017, que 54 Juzgados de Primera Instancia (uno por provincia) se especializaran exclusivamente en  resolver las demandas sobre cláusulas abusivas hipotecarias, como clausulas suelo, gastos de formalización o hipotecas multidivisa, entre otros.

Aluvión de demandas

Hasta finales de 2018 se habían presentado en esos juzgados 338.887 demandas, lo que ha supuesto un importante colapso, con lo que los consumidores deberán esperar bastante tiempo para obtener su sentencia.

Pero la espera vale la pena: hasta 31 de diciembre de 2018 en total se han dictado 81.288 sentencias, de las cuales prácticamente el 97% han sido favorables a los consumidores. Aún quedan más de 250.000 demandas pendientes de resolver… miles de usuarios que tienen por delante una larga espera que seguro merecerá la pena, pues es previsible que los porcentajes de sentencias favorables sean similares a los de la actualidad.

Estás a tiempo de reclamar

Las cláusulas abusivas en contratos hipotecarios son un problema generalizado.

Casi todos los consumidores que tienen una hipoteca han sufrido las consecuencias de la cláusula de imposición de gastos hipotecarios, que establecía que el consumidor debía hacerse cargo del pago de todos los gastos, tributos y comisiones derivados del préstamo hipotecario. Según el Tribunal Supremo este tipo de cláusulas son abusivas y por tanto nulas, lo que permite a los consumidores reclamar al menos parte de los gastos pagados cuando firmaron la hipoteca.

Lamentablemente, el Supremo ha ido recortando las cantidades que los consumidores pueden reclamar: el 6 de noviembre de 2018 cambió de criterio respecto a quién debe asumir el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, estableciendo que es el consumidor el que debe pagar ese gasto, uno de los más importantes. Posteriormente, una nueva sentencia de enero de 2019 fijó el reparto de los gastos de manera que los consumidores solo podrán reclamar la mitad del coste de la formalización de los créditos hipotecarios que firmaron en su día, excluido el Impuesto de AJD. En resumen: aunque se mantiene la abusividad de la cláusula, prácticamente anula sus efectos económicos. 

Pero dejando a un lado los gastos hipotecarios, tu contrato puede contener otras cláusulas abusivas: puedes tener cláusula suelo, tener un préstamo referenciado al IRPH, cuya abusividad esta pendiente de resolver el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, o haber contratado una hipoteca multidivisa.

Puede consultar la noticia original AQUI

© 2019 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías